Las tijeras de oro de Miriam Martínez Abellán. Artículo de Juan Bautista Sanz García. Diario La Opinión de Murcia. El salón del Arte. 2019

                                                                                     Fotografía: Andrés García Mellado

Murcia no deja de sorprenderme. Aunque lleve un espíritu curioso de ver y mirar los acontecimientos artísticos que le nacen. Miriam Martínez Abellán – ella y su obra – han sostenido mi interés por sus conceptos del arte que se desarrollan en torno al collage; un espíritu libre y creativo más difícil y auténtico de lo que pueda parecer. Aquella iluminada intención de los primeros cubistas, con sus recortes y adhesivos a las tres dimensiones; el innovador recuerdo de la parálisis de Matisse, refugiada en la cartulina recortada ante la inevitable quietud de sus pinceles; la armónica belleza gris que, en los sesenta, nos presentaba la cabeza magnífica de José María Párraga; el juguete complementario del pintor Ángel Haro que almacena carpetas de collages. Todo esto es precedente, pero Miriam, artista creativa, viene a complementar una historia feliz de las posibilidades del diseño; me admira y me asombra su capacidad lírica de mostrarnos las posibilidades de sus manos en el taller libre. Ella pinta con las tijeras y nos llega no sólo una belleza aparente, sino un lenguaje y una denuncia en casos de preocupación. A la artista le preocupa la emigración, los refugiados, el decoro humano que representan. Me solidarizo con su actitud y con su obra. Martínez Abellán cultiva series de collages que numera como grabados (son algo más); y pone nombre a la técnica; huye de lo digital y se reafirma en la imaginación y en lo manual, no le corrijo ni un solo detalle de la técnica que no importante tanto como el espléndido resultado. Viaje a ninguna parte es una de sus obras, de las más sentidas; una hermana es la titulada Sueños varados. Duelen sus collages; creo la demostración de nuestro daño es el mejor elogio que puedo hacer a su mensaje; lleno de belleza pero también de reivindicadora pasión y justicia social. Estos collages analógicos pertenecen a la colección Hand Motif, que se verán en Madrid el próximo año. Su última participación expositiva es en la actualidad en Mazarrón, en la exposición colectiva Ecléctica que se podrá ver en las Casas Consistoriales hasta el próximo 21 de junio de 2019.

Juan Bautista Sanz García

11/05/2019

Sueños varados
Sueños varados. Miriam Martínez Abellán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *