Entrevista “Cuerpos Fractales” en La Opinión de Murcia por la periodista Ariana Gómez Company

Miriam Martínez Abellán: “Dar una segunda oportunidad a objetos e imágenes es algo mágico”

La artista ciezana muestra hasta el próximo domingo en El Batel su exposición ‘Cuerpos fractales’

Ariana Gómez 31.01.2018 | 04:00  
Miriam Martínez Abellán: "Dar una segunda oportunidad a objetos e imágenes es algo mágico"

Miriam Martínez Abellán: “Dar una segunda oportunidad a objetos e imágenes es algo mágico”

La creadora transita por el dolor, la búsqueda de identidad, las raíces, la existencia y la sensualidad. Mediante la técnica del ensamblaje, conecta diferentes objetos con pintura o papel recortado, para crear composiciones vintage que seducen por su delicadeza y expresividad.

Miriam Martínez Abellán (Cieza, 1978) nos espera sonriente en la sala de exposiciones de El Batel de Cartagena junto a uno de sus fractales. Estos objetos geométricos poseen una estructura fragmentada que se repite a diferentes escalas. La luz se refleja en ellos, actuando como un prisma que proyecta los colores puros de las obras, creadas mediante una técnica mixta que aúna el collage, la pintura y el ensamblaje. La amplitud del espacio revela que la intervención artística no ha sido fácil, pero ha conseguido dotarlo de un aura de simbolismo mágico. La estructura de la exposición –que se ha titulado Cuerpos fractalesy está comisariada por Pedro López Morales, con textos de Fernando Cuadrado Mulero– está diseñada como una secuencia matemática, un musicograma, transmitiendo armonía temática y conceptual y dejando entrever su formación académica y profesión (es diplomada en Piano por el Conservatorio de Murcia, licenciada en Historia del Arte y profesora de Música en Secundaria). El círculo y la figura femenina son los elementos protagonistas de una muestra que finaliza el día 4 y que, a través de una iconografía retro, envuelve a las obras en un ambiente de nostalgia y ensoñación. En Cuerpos fractales ha indagado en sus propias experiencias, ¿le ha resultado fácil? Nada fácil, pero creo que ha sido un acto valiente. Es doloroso hablar de uno mismo cuando son temas que te tocan de lleno. A través de las obras he reflexionado sobre la existencia en general, y la mía, en particular. ¿Cuál es su origen? La primera vez que exploré un tema personal en mis composiciones fue en Fracta, un conjunto de setenta obras que formaron parte de un proyecto mayor denominado Obsesio, junto a otros artistas. Cuerpos fractales ha sido una prolongación del mismo donde vuelvo a ahondar en el autoconocimiento. Hábleme de su estructura. Encontramos diez obras circulares de gran formato que penden del techo y un número idéntico de peanas, donde descansan diez copas de estilo vintage –’poemas objeto’–, situadas frente a las vitrinas que exhiben las obras en papel. Una instalación formada por una bañera cierra el círculo. ¿Y en cuánto a los elementos? El cuerpo femenino es representado en forma de desnudos de los años veinte; objetos como las raíces se utilizan como metáforas del origen del ser humano y el círculo hace referencia al ciclo de la vida y al vientre de la madre; es un retorno constante. ¿Qué significado tienen los fractales en su obra? La naturaleza me inspira para crear una visión personal del espacio, el tiempo y el sentido. De ella proceden los elementos fractales utilizados, como las raíces, los círculos o los cuerpos desnudos, que simbolizan aquello que se ha repetido a lo largo de la historia, como es la búsqueda de la identidad. Dentro de este concepto reivindico la importancia de volver a los orígenes. ¿Puede ahondar más en el concepto de identidad? Me refiero a la forma de desnudarnos ante los demás, condicionados por los corsés que aprisionan nuestra realidad. Hay una dimensión que supera lo mental; un mundo espiritual más amplio en el que parece darnos miedo indagar. ¿Cómo es su técnica? Es una técnica mixta porque combino diferentes elementos sobre soportes de diversa procedencia: reciclaje, pintura, recortes de revistas con más de setenta años de existencia, antigüedades. Me gusta mancharme, por lo que es un proceso manual y analógico que me permite jugar con diferentes texturas. Es el lenguaje que, emocionalmente, me llega más, y supone un proceso aventurado en la búsqueda de materiales. ¿Cuál es el proceso creativo de sus ‘poemas objeto’? Utilizando copas de cristal vintage he querido sugerir diferentes tipos de mujer y su parte más íntima. El soporte es un espejo, un símil de la exploración personal. Se trata de un collage tridimensional; objetos que se sacan del contexto en el que fueron utilizados y son intervenidos y convertidos en auténticas metáforas; son poetizados. ¿Es lo que define su estética? Sí. Encuentro magia en dar una segunda oportunidad a los objetos y a las imágenes; una nueva vida o valor, ya que lo perdieron al convertirse en deshechos de la sociedad de consumo o quedaron en el olvido de alguna librería. ¿ Y respecto al lenguaje? Busco un lenguaje que transmita. Me gustan el simbolismo, la metáfora, lo onírico. Expresar con los mínimos elementos mensajes profundos no es tarea sencilla. El arte en sí mismo es un medio con el que prolongar la imaginación atrapada por el marco de lo convencional. ¿Por qué el desnudo femenino? Para poner en valor a la propia mujer. Visualmente me parece más auténtico y la mujer desnuda es la esencia de ella misma. En este sentido, volvemos a la búsqueda de la propia identidad a través de la sexualidad y la sensualidad femeninas. ¿De dónde procede su inspiración? Me inspiran algunas personas, el mundo que me rodea, la observación y la poesía; la música, el aire, la estética de un escaparate o el interiorismo de un edificio. Todo es inspirador si la mirada está predispuesta. Me inspiran mujeres artistas y valientes que han desarrollado su labor en entornos machistas, como Leonora Carrington, Hannah Höch o los fotomontajes de Josep Renau. Su obra está llena de contrastes. Así es, como en la propia naturaleza humana. En mi obra los contrastes se perciben en los materiales: alambres oxidados, texturas duras o punzantes en contraposición a otros elementos más delicados, como el metacrilato o la calidez del cuerpo de las figuras femeninas. Hay un encuentro entre lo enérgico y refinado. ¿Se ha producido una evolución temática en su producción? He tratado temas relacionados con la música, la literatura, la antropología y el erotismo, así como mitológicos, donde ha prevalecido el valor de lo femenino siempre. Conforme he ido avanzando en mi trayectoria me ha interesado cada vez más ahondar en mi interior. Pero sin dejar de lado un compromiso social. Siendo docente, ¿cómo entiende la importancia del arte? Estoy convencida de que incentivar la imaginación y la creatividad de los alumnos es necesario para su propio enriquecimiento personal y su crecimiento como individuos. Desde el ámbito de las distintas administraciones y desde el nuestro, como profesores, tenemos la obligación moral de fomentar el desarrollo de esta facultad tan específicamente humana. ¿Qué espera provocar en el espectador? Quiero provocar una mirada activa. Cualquier tipo de reflexión para que no quede indiferente ante la obra. Todas las personas tenemos vivencias similares y, en cierto modo, el espectador puede sentirse identificado con el mensaje o aportar nuevos datos o información.

Un comentario sobre “Entrevista “Cuerpos Fractales” en La Opinión de Murcia por la periodista Ariana Gómez Company

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *